Etiquetas

, , , , ,

Modern-Times

Tiempos modernos…. y contemporáneos

Esta vez me tomo la libertad de hacer un pequeño artículo de opinión sobre un film que me impactó enormemente la primera vez que lo vi y que es uno de los motivos del nombre de este blog. Modern Times (1936) es una película entre el cine mudo y sonoro de Charles Chaplin. Como es natural en este director, el mismo Chaplin fue el guionista, el encargado de la música del film y actor protagonista junto a Paulette Goddard, actriz con la que se casó el mismo año del estreno.

El film es una crítica del sistema capitalista, el cual afecta directamente en el modo de vida de las personas. Ambientada en los tristes años treinta norteamericanos, narra la historia de un obrero que trabaja en una empresa metalúrgica de producción en cadena. A lo largo de su jornada de trabajo, sufre un ataque de ansiedad debido a la presión psicológica que supone este tipo de empleo. Chaplin nos muestra su visión particular de estos trabajadores comparándolos con cientos de ovejas yendo cada día a trabajar bajo la supervisión de un jefe que lo ve todo pero que ellos no ven. Del mismo modo, refleja la relación que existía entre el hombre y la máquina, en un tiempo en que era la máquina quien dictaba la velocidad de producción al hombre.

Debido al ataque de ansiedad, el protagonista pierde su empleo y durante un paseo por la ciudad se encuentra en medio de una manifestación por la cual lo confundirán con un comunista revolucionario. Este motivo será suficiente para encarcelar al protagonista, haciendo del absurdo de la situación una crítica a la persecución de dicha doctrina política. Una vez en la cárcel, el director critica al sistema penitenciario americano y a la incompetencia de las fuerzas del orden.

Así llegamos a la crítica real de la situación que estaba viviendo la población norteamericana del momento. La actriz coprotagonista, una joven huérfana, se ve obligada a robar pan para poder comer. Algo, que por desgracia, está ocurriendo también en la actualidad. Los dos se conocerán y seguirán el camino hacia la supervivencia.

Ambos soñarán con el ideal capitalista, “el sueño americano”, una familia feliz con una gran casa y un coche nuevo. Pero ellos encontrarán la felicidad en las esperanzas y la imaginación conformándose con un techo y no con una mansión. Es, con toda regla, una crítica al materialismo y a la superficialidad de las personas.

Finalmente la joven chica encontrará un trabajo, por el cual podrá comprarse ropas nuevas y unos bonitos zapatos. Conseguirá que su jefe le de una oportunidad a Chaplin quien en una actuación única, podremos escucharle cantar en un idioma inventado por él mismo.

A pesar de todo, la policía, que estaba buscando a la chica por escaparse, la reconocerá. Ante esto, ambos protagonistas decidirán huir juntos, con lo que llevan puesto, para empezar una nueva vida con una sonrisa en sus labios.

Esta es para mi una de las mejores películas de Charles Chaplin y recomiendo a todos que la vean. Especialmente en un mundo como en el que estamos viviendo, donde el capitalismo extremo nos ha explotado en la cara y cada vez más, personas que veíamos día a día, vecinos, familiares y amigos, están sufriendo el peso de una crisis que lleva ya más de 5 años con nosotros. Espero que este gran film os saque una sonrisa en estos días y logremos entender que para ser felices no necesitamos el nuevo Iphone. Como dice el protagonista de Hacia rutas salvajes (Into the Wild, 2007): «La felicidad sólo es real cuando es compartida».

¡Feliz año nuevo a todos!

Anuncios