Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

the_last_samurai_9Hoy os traigo la primera parte del análisis de la película El último samurai (2003), dirigida por Edward Zwick. Le he dado muchas vueltas al contenido que quiero tratar sobre esta película y al final me he vuelto a decidir en dividirlo en partes para no dejar tantas cosas colgadas. Esta vez voy a hacer un pequeño apartado para el contexto ya que la historia del Japón es bastante desconocida en general.

Para aquellos que no hayan visto el film, la película trata de un capitán norteamericano llamado Nathan Algren (Tom Cruise), antiguo combatiente en la Guerra Civil Americana y soldado durante las luchas contra los indios, al que le será encargada la modernización del ejército japonés. Una vez en el país nipón, será capturado por el jefe de los rebeldes, un samurai llamado Katsumoto (Ken Watanabe).

Antes de pasar al contexto, quiero hablaros de la leyenda sobre la creación del Japón que una voz en off nos cuenta sólo empezar el film. Como en muchas otras religiones y mitologías, al principio sólo existía el caos. Tanto el Cielo como la Tierra estaban entremezclados. La luz formó el cielo, las partículas más ligeras formaron las nubes y las más pesadas los océanos. Finalmente, en el plano celestial, se crearon un total de 17 dioses, entre los cuales estaban Izanagi e Izanami. Éstos fueron los elegidos para crear la Tierra y para hacerlo les otorgaron una lanza decorada con joyas conocida como Ame no nuboko.

Sé que la mitología es un ámbito que agrada e interesa a muchísima gente, especialmente cuando la desconocemos, por eso os quiero nombrar un libro que recoge todas las leyendas de la formación del Japón y sus orígenes. Este libro es conocido como el Kojiki, del que disponemos una versión traducida al castellano. Os dejaré la referencia abajo por si queréis echarle un vistazo.

 Contexto histórico del Japón

A finales del período Tokugawa (1600-1868)  había dos millones de samuráis, en una población total de 30 millones. Y de esos dos millones de samuráis, un 30% formaban parte de la clase samurai baja (JUNQUERAS: 2011, 208).

A lo largo de la década de los ’30 del siglo XIX tuvieron lugar grandes epidemias de hambre. La situación social ayudó a la aparición de movimientos intelectuales que entraban en contradicción con las ideas dominantes de la clase dirigente. A todo esto, le sumamos la presencia de potencias extranjeras en las costas japonesas que en principio pudieron controlar pero que, después de la Primera Guerra del Opio en China y los Tratados Desiguales, acabaron propiciando la abertura definitiva de Japón.

Estados Unidos quería hacer una ruta comercial hasta Shangai pasando por Japón. El presidente Millard Fillmore escribió una carta dirigida a los representantes del emperador pidiéndole protección, permiso de acceso de sus barcos a puertos japoneses para avituallamiento y la firma de un tratado comercial. El enviado fue el comodoro Matthew Calbraith Perry, que llegó al puerto de Uraga el 8 de julio de 1853. Se propuso que  al cabo de seis meses volvería para saber su respuesta. Esto provocó grandes choques de opiniones dentro de las instuticiones del bakuhan –sistema de gobierno establecido por la familia Tokugawa-. (JUNQUERAS: 2011, 215)

Finalmente, en 1854, se aceptó la apertura de los puertos de Hakodate y Shimoda. Pero Estados Unidos no se conformaba con poco. Pronto consiguió un nuevo tratado, el Tratado de amistad y comercio, que supuso una humillación desde la perspectiva japonesa. La firma del tratado sin consentimiento imperial llevó a la reacción de señores feudales que se opusieron al poder del shogun, llevando a cabo un movimiento como: defensa del emperador y contra los extranjeros (JUNQUERAS: 2011, 216-217).meiji

El samurai protagonista del film, Katsumoto, pertenecía a éste movimiento que al final triunfó. El 3 de febrero de 1867 subió al trono imperial Mutsuhito, 122 emperador del Japón, con el nombre de emperador Meiji. Al año siguiente, el 3 de enero de 1868, tuvo lugar un golpe de estado de los daimyos de Satsuma, Choshu y Tosa, y depositaron el poder en manos del nuevo emperador Meiji. En la foto de la derecha podéis ver al emperador vestido con ropas occidentales.

Es en este período cuando tienen lugar las primeras reformas de centralización política, modernización de instituciones económicas i sociales, y la limitación de la participación de la burguesía emergente i otras clases sociales.

Uno de los hechos que tendrán más relevancia en la película es la promulgación de la “Ley de reclutamiento obligatorio” que tuvo lugar en 1873, por la cual se obligaba a los hombres un servicio activo obligatorio en el ejército durante tres años, más cuatro en la reserva. La distinción entre la clase guerrera y el ciudadano había desaparecido para siempre (JUNQUERAS: 2011, 224-225).

 ¡Volvamos al film!

A partir de aquí ya lo podemos explicar casi todo con la ayuda de la película. La modernización del Japón se basaba en una occidentalización copiando los métodos tecnológicos para poder asemejarse a los occidentales. El elemento más significativo de la modernización es el ferrocarril, transporte que Omura nombra varias veces a lo largo del film. Pero no todos estaban de acuerdo con este proceso.

En 1876, Nathan Algren es contratado para sofocar la rebelión de un jefe tribal que no es otro que Katsumoto, un samurai. Cuando Algren llega al puerto de Yokohama podemos ver como el pueblo todavía usa los ropajes tradicionales mientras que las clases altas ya usan ropas occidentales. Como hemos dicho, con la Ley de reclutamiento se añadían a filas campesinos que jamás habían tenido entre sus manos un arma, por eso durante el primer enfrentamiento las tropas de Algren no estaban preparadas.

seppukuDurante el primer enframiento, un general de las tropas imperiales no quiere luchar porque él también es samurai y había luchado anteriormente con Katsumoto a favor del emperador. Después de la derrota, Algren ve como Katsumoto corta la cabeza a Kasegawa. En realidad están llevando a cabo el ritual del seppuku, aunque en occidente lo llamamos vulgarmente harakiri. Cuando el samurai lo hacía correctamente significaba que había muerto con el valor y honor intacto. En caso contrario, moría con la vergüenza. Quien se hacía el seppuku podía pedir a alguien que le ayudara a llevarlo a cabo cortándole la cabeza para evitar el sufrimiento de la muerte lenta que supone abrirse la barriga. Katsumoto es, como dice él mismo, quien tiene el honor de ayudarle y cortarle la cabeza.

¡Por ahora lo dejamos aquí! En la siguiente entrada hablaré sobre los samuráis, sobre quién era realmente Katsumoto y el simbolismo de la batalla final entre el pasado y el futuro.

 Bibliografía

  •  JUNQUERAS, Oriol (et.al.) Història del Japó. Barcelona: UOC, 2011.
  •  RUBIO, Carlos (trad.) Kojiki: Crónicas de antiguos hechos en Japón. Madrid: Trotta, 2008.
Anuncios